450-629-8282 | info@physiomedic.ca

La diferencia entre un tendón y un ligamento

Ligamento:

El ligamento es una banda de tejido conectivo fibroso compuesto principalmente de fibras de colágeno (que lo hace muy resistente). Asegura la unión de dos huesos formando una articulación y también sirve para unir los órganos entre ellos. El ligamento no tiene la capacidad de contraerse. Su función es más bien limitar los movimientos excesivos de una articulación, para estabilizarla y evitar las lesiones.
A veces, el movimiento puede hacer que el ligamento se estire excesivamente. Por ejemplo, un jugador de fútbol que hace un cambio repentino de dirección con el pie en el suelo puede lesionarse y tener un esguince o un desgarro del ligamento cruzado anterior de la rodilla.   Cuando un ligamento se estira, no tiene la capacidad de volver a su longitud original. Esto puede causar hipermovilidad articular. Si el ligamento está parcialmente desgarrado, la cicatrización generalmente ocurrirá de forma natural, pero si se desgarra por completo, puede ser necesaria una cirugía para repararlo.

Tendón:

El tendón también tiene una fuerte resistencia debido a las fibras de colágeno que lo componen. El tendón conecta un músculo con uno o más huesos. Su función es transmitir la fuerza generada por los músculos a los huesos para crear el movimiento deseado. De hecho, cuando el músculo se contrae, tira del tendón, que a su vez tira del hueso al que está conectado, lo que crea un movimiento.

Los tendones, como los ligamentos, pueden estar sujetos a tensiones tales como trabajo repetitivo, traumatismo directo, esfuerzo o estiramiento excesivo. Todo esto puede causar diferentes patologías (tendinosis, ruptura del tendón, tenosinovitis, etc.) que pueden afectar la fuerza y el de movimiento del tendón.